miércoles, 9 de marzo de 2011

Instrucción y teoría técnica. Bélgica.

Cuando estábamos dialogando para ver lo que poníamos en el examen entre todos e inventando ejemplos, he relacionado la teoría técnica con una experiencia que tuve hace un par de años.
Esa experiencia fue, cuando estuve de Erasmus en una Universidad extranjera, en concreto, en Bélgica.
La Universidad era una escuela elitista, es decir, a aquellos que no cumplían cada año y aprobaban un determinado número bastante alto de asignaturas, tenía que repetir con todas ellas o a veces eran hasta expulsados del centro. Se le llamaba al despacho y se le “invitaba” a abandonar la escuela.
Para aprobar las asignaturas lo único que contaba era la marca que se realizaba al final de la evaluación, como aquí, también en su sistema universitario, los exámenes son en enero o febrero y mayo y junio. Eso sí, las recuperaciones sí que eran todas en agosto.
Cuando llegué allí, no me podía creer lo que estaba viendo. Jóvenes “atletas” que iban a clase durante 8 horas al día, en las cuales, estaban la mayor parte de tiempo practicando actividad física, poseían pocas clases teóricas y posteriormente al horario de la Universidad, se quedaban entrenando por su cuenta en la universidad o se iban incluso a otros pueblos, para poder entrenar. Entrenaban todo tipo de deportes, la mayor parte individuales (natación, gimnasia acrobática, gimnasia deportiva, natación, escalada atletismo, judo…)  para poder realizar el tiempo necesario para aprobar la asignatura.
Realmente como podéis ver, era un sistema muy exigente.
Si en algún momento, algún alumno se lesionaba y era época de exámenes, se le suspendían todas materias, sin posibilidad de aprobar sin hacer examen práctico de cada una de ellas.
Debo decir, que era una educación muy exigente y dura, pero también más de una vez vi el aspecto positivo de su sistema,  obligaba a los alumnos a entrenar fuera de la escuela, a ser responsables, a llevar una vida de “deportista”, a esforzarse por conseguir records individuales, los profesores eran exigentes pero conocían a todos sus alumnos, eran pocos cada año y poseían un ambiente muy familiar…

Esto lo relaciona con la teoría técnica, ya que en esta teoría el profesor o técnico impone a los alumnos unos objetivos y si no los consigue, no sirve. Estos objetivos son marcas o técnicas deportivas, establecidas mediante investigaciones de Bélgica a alumnos de estos estudios, y estableciendo un baremo medio, el cual era el adecuado y debían sobrepasar.

Estos estudios dan la posibilidad de ser profesor de primaria de educación física, técnico deportivo, monitor de deportes… No era considerada como una licenciatura como tal, ya que además eran únicamente 3 años y no exigían pruebas para entrar, sino que entraban con la nota de Bachillerato.
No me explico el porqué de esos tiempos a cumplir, y de esos exámenes que realizar delante de toda la escuela como si te jugases la vida en ello, si en el futuro profesional, aunque hayan realizado unos tiempos impresionantes y hayan alcanzado unos conocimientos muy amplios sobre determinados deportes pero… en ninguno de ellos se les enseñaba como enseñar!!!!!
Desde mi punto de vista es necesario poseer una base sobre todo lo que se enseña, pero no creo que haya falta el realizar una serie muy complicada de barras paralelas, que causaba varias lesiones la mayor parte de las veces, para el día de mañana enseñar en un club de gimnasia o en un colegio a niños de 7 años a hacer volteretas.
Además, lo más seguro que aunque tenga que enseñar a alguien a hacer lo que el realiza no posee una base metodológica sobre el cómo hacerlo e ir aprendiendo (el famoso sentido débil de Arnold).
Allí lo de metodología y didáctica lo dejaban un poco al margen.

A pesar de esta crítica realizada, decir que como estudiante Erasmus me trataron lo mejor posible, siempre me pusieron facilidades, aprendí lo que nunca había aprendido tanto académicamente (físicamente hablando), como personalmente, siempre me ayudaron en todo, los compañeros fueron increíbles, y la escuela en general nos acogió y nos trató como “los reyes de la casa”.  Personalmente, también me tuve que adaptar a sus vidas y entrenar por mi cuenta y ser muy constante en mi trabajo.
Al final superé todas asignaturas, pero he de reconocer tras mucho esfuerzo y dedicación.



  

video


No hay comentarios.:

Publicar un comentario