domingo, 23 de enero de 2011



Blog es la primera película de la directora catalana Elena Trapé, la cual se ha decidido a abordar en su ópera prima una temática a la que el cine, especialmente el español, pocas veces ha hecho justicia: el mundo de los adolescentes (en este caso, chicas) y las angustias vitales que sienten a esa edad en la que aún son páginas en blanco a rellenar por las experiencias de la vida. ¿Habrá conseguido Trapé plasmar de un modo realista y comprensivo esa etapa crucial?

En Blog Elena Trapé presenta un grupo de alumnas de un colegio barcelonés, presumiblemente de pago, que poco se van sumando a un grupo/pacto, que responde al nombre de ‘Makamat’, cuyo objeto no descubriremos hasta el final de la cinta.  El problema de la película es que, cuando llega la ‘revelación’ final, uno no puede evitar pensar ‘ah, pero ¿se trataba de eso?’. Es decir, nada al final hace replantearse de un modo serio nada de lo visto en la película, ni a modo de truco narrativo ni a modo de reflexión.
Como mucho, vemos el despertar del poder sexual de las féminas y su capacidad de influencia sobre los varones. Algo muy original, vamos. Por tanto, Trapé vuelve a caer en el mismo fallo de siempre en esta clase de películas: tratar a los adolescentes como meras hormonas con patas, sin el menor atisbo de sentido de la inteligencia (a pesar del monólogo ‘resabidillo’ de alguna de las chicas) o responsabilidad sobre lo que hacen. Hasta que ya es tarde, claro.
Sin embargo, nada de esto quiere decir que las jovencitas amateur que protagonizan la película no hagan un buen trabajo en conjunto. De hecho, algunas de ellas podrían llegar a ser muy buenas actrices con la formación adecuada, ya que en muchos momentos llegan a mostrarse muy naturales y con gran desparpajo. Aún así, otras veces se nota que sus papeles han sido escritos por un adulto que ya dejó esos años muy atrás, pero en general, el trabajo interpretativo es notable en buena parte de la película.

Blog además ha apuesta por un estilo visual que imita casi constantemente el punto de vista de una grabación en vídeo doméstica. También recrea el efecto ‘webcam’ para las confesiones privadas de sus protagonistas, así como las conversaciones por chat y los mensajes de móvil tan típicos de estos tiempos. Gracias a ello, la película no pierde interés durante la proyección, pero de poco sirve cuando el contenido es tan flojo. Aparte de que los personajes-cliché en la película están a la orden del día, y acaban afectando negativamente al pretendido acercamiento realista de la película.
En fin, habrá que esperar de nuevo a que alguien intente recordar por un momento lo que se sentía a los 15 años, de manera comprensiva y sin menospreciar la inteligencia de los adolescentes.




Para ver el trailer de la película:


1 comentario:

  1. Hola RAfael.
    Primero, disculpa que hasta ahora no hubiera entrado en tu blog que, por cierto, me parece escelente: completo, interesante, rico, actualizado, reflexivo... en fin, muy, muy bueno. Creo que deberías hacerte más publicidad, por ejemplo entrando en los blogs de tus compañeros y pidiendo que entraran en el tuyo. Así te recomendarían, porque lo mereces.
    Y con respecto a esta entrada, solo te diré que sin duda iré a ver la película.
    Saludos y buen segundo cuatrimestre!

    ResponderEliminar