martes, 12 de noviembre de 2013

Experiencia como Asistente de Español en Instituto de Francia.

Hacia mucho tiempo que no actualizaba el Blog, y tras un año un poco diferente he decidido publicar esta entrada que creo que puede ser de bastante interés para personas que vayan a trabajar como Asistentes de Español en Francia o para personas que deseen conocer un poco más profundamente el sistema escolar francés. Aquí os lo dejo! À bientôt!!!!!!!!

El comienzo es lo más difícil, Francia es un país muy burocrático lleno de papeleos que hacer constantemente y más aun si eres extranjero y vienes a trabajar aquí.
A pesar de tener todo bien planeado, haber contactado con los profesores del Instituto en el cual iba a trabajar durante un año y con el responsable del “foyer” donde iba a vivir, al menos durante los primeros días todo era firmar papeles y realizar trámites y trámites… por ejemplo el “État de lieu”, una simple revisión para ver como se encontraba la habitación donde viviría, se necesitaba tener cita desde un buen tiempo antes para que los encargados de la residencia viniesen a verla y la analizasen durante un buen rato…para los franceses, todas estas cosas son un mundo y les gusta hacerlas a la perfección y eso si, siempre con calma y sin importarles perder un buen tiempo.

Tras las reunión con la personas encargada de los asistentes de la región, nos indicó que lo primero que debíamos realizar era abrirnos una cuenta en el banco, ya que hasta que no tuviésemos todos los asistentes una cuenta bancaria no podríamos empezar a cobrar ninguno. En el banco para abrirte una cuenta si no eres estudiante, te suelen pedir un contrato de trabajo y un contrato de piso. Para alquilar el piso, tienes que tener cuenta en el banco y contrato de trabajo… así que… no muy lógico pero bueno… Hay que prestar atención al banco en el cual se abre la cuenta, ya que suelen cobrar comisiones todos los meses por hacer uso de una tarjeta de crédito e intenta venderte la mayor parte de seguros, los cuales poseen un tiempo de permanencia mínima y por lo que como me pasó a mí, tuve que seguir pagando seguros una vez vuelto a España.

Viví durante un mes en un “foyer”, “Foyer de jeunes travailleurs” à Tours, ya que en el instituto donde iba a trabajar, era un pueblo bastante pequeño, Amboise y donde no habría apenas ambiente, de eso me informaron antiguos asistentes y confié. A día de hoy, doy gracias a esta mínima información que recibí por parte de la asistente que había estado el año anterior en el mismo instituto.... No os podéis imaginar lo que se lo agradezco y lo haré siempre, creo que influyó bastante esto el pasar un año increíble viviendo en Tours, aunque tuviese unos tres cuartos de hora de viaje de ida y otros tantos de vuelta… Estos momentos serán unos de los más especiales para mí de todo el año, en donde solía viajar con los coches de otros profesores y teníamos la posibilidad de hablar de nuestras vidas y crear una relación más estrecha. Para llegar al Instituto cogía un autobús del Filvert, que salía de la estación de autobuses de Tours y tardaba unos 55 minutos en llegar a la misma puerta del Instituto, va haciendo muchas paradas en los diferentes pueblos hasta llegar, por eso es que tarda tanto. Es el autobús que cogen los alumnos de los pueblos de alrededor para llegar cada día al Instituto.

La vida en Tours creo que es completamente diferente a la del pueblo donde se encontraba el Instituto, Amboise. Es una ciudad universitaria, con bastante ambiente estudiantil, Erasmus, extranjeros… También se encuentra el Institut Touraine, que es un centro que acoge alumnos extranjeros para hacer cursos de francés y obtener alguna titulación, ya que como suelen decir las personas de aquí, es la región donde se habla el mejor francés de todo el país. La ciudad brinda la posibilidad de hacer bastantes cosas, deportes, cine, pubs, restaurantes… aunque es preferible vivir por el centro ya que los autobuses no funcionan muy bien.

El comienzo en el instituto fue un cambio bastante duro. Tenia experiencia en la docencia como profesor en prácticas en diferentes institutos pero nunca frente a un alumnado al cual debía enseñar una lengua extranjera y con la dificultad que todo ello supone y además siendo mi lengua materna lo cual implica a veces bastantes complicaciones.

El sistema educativo de aquí no lo conocía apenas, únicamente desde el punto de vista de alumno y muy por encima, porque a lo largo de varios años realice un intercambio con un Collège de un pueblo cercano a Pau, en donde solo aprecié el cuidado que le daban a todas las instalaciones de último modelo, el gran patio de recreo, los jardines que le rodeaban y el olor que tenían las “moquetas”, el cual recuerdo cada vez que pongo un pie en el Instituto de aquí, todas huelen igual.

La organización de un instituto aquí es bastante diferente a España la verdad, como ya comenté al principio, en Francia gusta mucho la jerarquía y saber quien está por encima de ti en tu trabajo y quien no. Como podréis comprender, el ser asistente es el último eslabón de la cadena. L

Yo, en particular, trabajé con el departamento de español, teniendo una gran suerte y congeniando muy bien con todos sus miembros. Cada uno de los profesores, como podéis imaginar, era diferente y siendo franceses un poco más… pero he de decir que no pude tener más suerte respecto a esto con los profesores que trabajé, ya que se portaron de manera excepcional desde el primer día. Trabajar con ellos y ver el trabajo que hacían era impresionante y me sentí apoyado en todo momento.
Desde el primer día, me ofrecieron ayuda para todo lo que necesitase. La coordinadora del departamento de español, me ofreció mi horario semanal, 12 horas a cumplir a lo largo de la semana, siendo bastante difícil para ellos el crearme un horario cómodo, y aún así los miércoles no trabajé en todo el año, eso sí, las jornadas del resto de días fueron bastante extensas, contando con que el horario escolar de los institutos en Francia ocupa casi todo el día.
El horario de los alumnos franceses es bastante duro, ya que pasan la mayor parte del día en el Instituto, sin tener la posibilidad de hacer mucha vida fuera, ya que las clases acaban a las 18 de la tarde, cuando aquí ya es de noche y hace mucho frío. Muchos de ellos, viven en pueblos cercanos al instituto y deben desplazarse en autobús lo que les supone también una pérdida de tiempo bastante importante. La mayoría de los alumnos, deben levantarse a las 6 de la mañana y hasta las 19 de la tarde no llegan a su casa, para ellos, debe ser bastante duro y desmotivante la verdad.

Yo trabajaba en un Lycée Géneral (existen también los Lycée Professionnel, que equivalen a la Formación Profesional de España). Son alumnos entre los 15 hasta los 18 años, lo que equivaldría en España a 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato (seconde, premiere et terminale). Aquí comienzan a elegir las asignaturas que desean cursar a partir de Première (1º de Bachillerato) que eligen la “section” que quieren realizar (S, ES, ST2S, STG...), según las ramas ofrecidas por el centro. Antes del Lycée esta lo que se llama el Collège, que van alumnos de 12 a 15 años aproximadamente.
Podemos comentar que lo que es nuestro instituto en España, en Francia está dividido en dos centros diferentes y en donde supuestamente al Lycée ya acuden alumnos motivados, con ganas de formarse, aprender y poder seguir con una formación académica superior, aunque no siempre es así.

En el profesorado también ocurre esto, aunque existen diferentes eslabones en la jerarquía dentro del profesorado. El “jefe” del instituto, no es como en España, es una persona, que ha pasado una oposición para ser “Proviseur” y sus funciones se centran únicamente en desarrollar funciones administrativas y burocráticas, sin dedicarse a la docencia. Éste, tiene, como una especie de secretario que se llama “Proviseur adjoint” y que le ayuda a desarrollar sus funciones.
En relación al profesorado, existen dos tipos de oposición para poder impartir clases en un collège o liceo de Francia; los profesores que aprueban la oposición, el CAPES, que supone impartir clase durante 18 horas a la semana y por otro lado existe la AGREGATION, que permite impartir clase tanto en institutos como formaciones al profesorado en la Universidad en algunas ocasiones, y que supuestamente también deben dedicarse a la investigación (recherche), y trabajan impartiendo clases durante 15 horas semanales y cobrando un mayor sueldo a pesar de trabajar menos. Por lo que he podido escuchar respecto a estos exámenes, son bastante duros, con diferentes pruebas y en donde solo pueden acceder los mejores de todo el país. Muchos de los profesores deben coger un año de estudios para prepararlo, y aun así muchos de ellos, aunque con gran motivación y mucha experiencia no logra aprobarlo.

El trabajo de los profesores en Francia es impresionante, no paran de corregir redacciones y trabajos (copies) y además trabajan con gran ilusión sobre como impartir las clases para motivar lo máximo posible al alumnado. Para sus clases, pueden utilizar gran número de recursos como es un ordenador por aula, con un proyector, altavoces, acceso a Internet… las clases son bastante numerosas unos 35 alumnos por clase (menos en idiomas que son grupos reducidos, unos 20 aproximadamente), lo cual es bastante difícil de controlar.

La relación entre alumno-profesor es bastante distante, y no poseen la cercanía que se establece en España, no se saludan por los pasillos, los tratan de Monsieur o Madame (señor o señora y el apellido del profesor). Los alumnos tienen la obligación de esperar en el pasillo, hasta que llega el profesor y abre la puerta del aula (con una llave magistral que sirve para todas las aulas del Instituto), entran una vez les cede el paso y esperan todos de pie al lado de la mesa hasta que el profesor les indica que ya pueden sentarse. Los primeros días, cuando entraba en clase y veía a los alumnos esperándome de pie, pensaba que era la broma del novato o algo parecido.

El ambiente en la sala de profesores también es un poco particular, ya que existe un gran número de profesores y algunos de ellos imparten pocas clases en este centro y el resto de horas en otro, por lo que no se establecen muchas estrechas relaciones. Existen de hecho algunas malas relaciones entre diferentes profesores, siempre primando la educación y el respeto entre ellos, pero muchas veces, profesores del mismo departamento que imparten la misma asignatura no poseen ninguna relación entre ellos para la organización de los contenidos a desarrollar. También hay mucho movimiento sindical, lo cual a veces supone una mejora o empeoramiento de las relaciones entre docentes. Por lo que tengo entendido, en un centro educativo público, el sistema de los profesores no funciona como en España a través de una bolsa de interinos (supuestamente si pero en realidad no), lo que hace que el director del centro pueda elegir o que su opinión repercuta en las horas de docencia a impartir por parte de un profesor, hasta incluso de un puesto entero, por lo que provoca un poco el “peloteo”, “enchufes” (copinage)  y “el mal ambiente” muchas veces.

La relación entre los profesores y sus superiores, es bastante distante, cada vez que llegan a la sala de profesores (muy de vez en cuando), todos deben acercarse a darle la mano, para así mostrar su respeto.
Le BAC (le baccalaureat), es lo que sería lo equivalente de la Selectividad en España. Este examen en Francia está relacionado con los tres años cursados en el Lycée o también puede estudiarse a distancia. La única diferencia es que para obtener este título, se deben aprobar una serie de pruebas (haciendo media como todas las notas en Francia, no todas las asignaturas tienen el mismo valor, y lo que importa es la media, aunque tengas asignaturas suspensas puedes pasar) que son realizadas y corregidas por profesorado del instituto, aunque no del mismo centro. Puede hacerse comparación con lo que son los exámenes del instituto de segundo de bachillerato antes de ser aprobado para hacer la selectividad.


Este año (2012/2013) ha sido un poco particular en el departamento de español y del resto de lenguas extranjeras, ya que ha habido una reforma educativa, y se han modificado diferentes aspectos tanto del programa como de la manera de evaluación para el último curso del instituto (terminal), lo que equivale a la Selectividad española.
Se les examinará de las cuatro competencias a todos los alumnos, tanto de comprensión oral, expresión oral, comprensión escrita y expresión escrita. Para llevar a cabo esto correctamente, exige mucha organización y planificación, tanto por parte de cada departamento para la preparación de los alumnos para estas pruebas, como de la administración del centro para concretar fechas, aulas, profesorado evaluador… ya que el propio profesor no puede evaluar a sus propios alumnos.
Esto ha sido una modificación que se ha llevado a cabo este año (para ahorrar gastos), ya que normalmente, el alumnado siempre era evaluado por profesores de otros centros, el cual se debía desplazar hasta el centro correspondiente durante varios días para evaluarles.
Los profesores, trabajan con una metodología un poco especial para nosotros, se centran mucho en los temas a desarrollar por el programa, y no pueden estudiar gramática como tal como estudiábamos nosotros. Supuestamente eso ya lo han aprendido en el “collège”, y en el instituto lo que “tienen que hacer” es asimilar lo aprendido, aprender vocabulario y aprender a comunicarse… esto queda muy bonito visto así, pero hay que de decir que es difícil de conseguirlo sin poder enseñar una base de gramática “pura y dura”… los profesores tampoco están muy de acuerdo con esto, pero deben regirse por lo que la ley les exige.

Dentro de las ayudas que propone el sistema francés esta la CAF, que es una ayuda que dan a las personas que no cobran el salario mínimo de aquí de Francia, creo que aproximadamente es hasta 1600 euros que se tiene derecho a recibir esta ayuda. Esta ayuda, está relacionada con el alquiler de piso que tengas y la cantidad que pagues, pero no siempre es algo seguro, ya que es un poco “relativo”, a cada uno le dan un poco lo que les parece e incluso muchas veces como eres extranjero, te ponen mil pegas sobre papeleo y demás y acaban sin dártela, pero yo aconsejo insistir hasta conseguirla, aunque cueste muchas horas de espera y muchas llamadas… A mí por ejemplo, me la empezaron a dar en la residencia (donde estuve el primer mes y cuya cuantía era muy diferente por ser un alojamiento “social”), hasta el mes de diciembre sin problema, con el cambio de domicilio, el contrato de alquiler, las nóminas y un papeleo impresionante, me la siguieron dando sin problema, aunque menor cantidad. En Enero no recibí nada de dinero, tuve que ir a informarme a la oficina (gracias que estaba cerca de casa) y me comunicaron que sin cita (rdv) no estudiaban ningún dossier, por tanto tuve que pedir cita para la semana siguiente, ya que los horarios de apertura al público son bastante reducidos y las jornadas laborales me impedían ir a determinadas horas. Tras muchas llamadas, ya que estaba preocupado y quería saber si faltaba algún papel o debía realizar algún procedimiento otra vez, me informaron que mi salario era muy alto y que automáticamente el programa informático me la había denegado, me dijo la “conseiller” que no tenía nada que hacer.
Yo preocupado, ya que conocía algún caso que le había pasado lo mismo y no había podido hacer nada, y teniendo que pagar 360 euros de alquiler sin ayuda, cobrando 800 euros me parecía excesivo.
Llegué el día de la cita con mi entusiasmo por recibir ese dinero, un tiempo de espera un poco largo, al final me atendió una mujer muy simpática que revisó mi dossier durante media hora aproximadamente para ver que ocurría. Al final me informó que el correo no llegaba a la dirección donde supuestamente vivía, que mi correo les era devuelto (siendo que ya había recibido correo previamente) y que se mostraba en mi dossier que mi salario era al mes de 1650 euros y que por eso se me denegaba la ayuda. Tuve que enseñarle las nóminas y ella pudo modificarlo. Por tanto, la insistencia y la paciencia en Francia funcionan!!!!

El salario de un asistente de español no es gran cosa, ya que no llega a los 800 euros al mes, pero gracias a las ayudas que te proporciona tanto el estado francés como l’Académie de la Región que trabajas, se puede llegar a fin de mes. En Francia existe una ley por la cual, si utilizas el transporte público para acudir a tu lugar de trabajo, cuando tú pagas el abono, tu jefe tiene la obligación de pagarte como mínimo la mitad del abono mensual. Mi abono de transporte, mediante el “filvert” que es la empresa que lleva los autobuses de los pueblos, me costaba 40 euros al mes y me pagaban la mitad. Es importante que contrates el abono mensual aunque no hagas uso de él completamente, porque si pagas por viajes no te rembolsan nada. Te lo suelen ingresar con el sueldo de cada mes y añaden la cuantía correspondiente en tu nómina.

Las vacaciones del profesor en Francia, son de las cosas más positivas que tienen. El ritmo de trabajo durante el curso escolar es duro, porque son muchas horas al día como ya he comentado, y a los alumnos se les hace bastante pesado el aguantar tantas horas en clase seguidas, lo que conlleva una mayor implicación al profesorado. Cuando se acercan las vacaciones, el ambiente se nota entre el alumnado y hay que saberlo llevar adecuadamente: nerviosismo, disminuye la atención… Aquí se trabajan seis semanas y dos se descansan. Se tienen vacaciones en octubre, diciembre (Navidad), febrero, abril y vacaciones de verano. Cada Academia (según en la Región que sea), posee las vacaciones en fechas diferentes, aquí adjunto un enlace mediante el cual se pueden consultar las vacaciones según la zona:


Es destacable las instalaciones tan cuidadas que poseen en el Lycée, ya que cuentan con un gran número de recursos educativos,  y gran cuidado de los alrededores y de todos los edificios. El patio de recreo está rodeado de grandes jardines, en todo momento muy bien cuidados y sin suciedad alguna, lo que me hacer percatarme del trabajo educativo que se hace sobre el cuidado del medio ambiente.
Los alumnos van siempre vestidos con ropa de calle, nunca con chándal (para EPS siempre se cambian de ropa) y dejan las ropa en sus respectivas taquillas.

La moda de los alumnos franceses es bastante uniforme, la gran mayoría visten de la misma manera, suelen hacerlo con ropas de marca y las chicas sobre todo tratan de poseer una muy buena imagen para ir al instituto (tacones, sac à main de marca, maquilladas, se suelen retocar en los baños entre clase y clase, o incluso a veces lo hacen en las aulas en hora de clase). No existen grupos diferentes respecto a la manera de vestir,  hablando de mi experiencia, no existen grupos de hippies, heavys… En invierno suelen vestir con colores bastante oscuros y cuando llega el buen tiempo, no tardan en vestir con prendas de verano, aunque el tiempo no concuerde.
En relación al Instituto, existe un organismo que no poseemos en España, es la “Vie scolaire”, es el cual está compuesto por personas estudiantes de últimos años de carrera y que suelen estudiar para dedicarse a algo relacionado con la docencia. Estas personas se encargan de todo lo que no está relacionado directamente con la impartición de los contenidos de cada asignatura, por ejemplo de los retrasos y las faltas, los castigos por mal comportamiento… Lo que se hace de esta manera, es hacer que el profesor de concentre en la mera impartición de contenidos de su materia, sin darle gran importancia a la educación en un mayor ámbito. Este organismo tiene relación con los profesores, ya que cuando existe algún problema con algún alumno, estos informan a la Vie scolaire para que lo tengan en cuenta, hagan un informe y puedan solucionarlo con el alumno, la familia… Poseen buena relación con la mayor parte del profesorado, aunque siempre hay algunos que se involucran más que otros, por motivos personales, ideológicos o educativos.
Este organismo está dirigido por un CPE, Conseiller Principal d’Education, el cual se encarga de que se aplique el reglamento interno del centro, realiza las elecciones a delegados y representantes del centro escolar, se encarga del absentismo escolar, de la relación con los padres y también se encargaría de la oferta de actividades un poco de carácter extraescolar en relación con el centro, como deportes, problemas familiares y de orientación… “Sa fonction a pour objectif central de « placer les adolescents dans les meilleures conditions de vie individuelle et collective et d'épanouissement personnel ».



El sistema universitario no suele ser de gran nivel, aunque depende de cada universidad. Muchos de los alumnos que terminan el instituto prefieren intentar entrar a un Grand École, las cuales suelen ser privadas para poseer un mejor currículum También existe la posibilidad de realizar un grado superior, llamados BTS en diferentes institutos de ciudades. Respecto a la rama de ingeniería, se deben realizar dos años de preparación (PREPA) en escuelas de gran prestigio, que suelen ser públicas o privadas, y una vez estudiados dos años, se debe realizar una prueba para acceder a la Universidad para estudiar los tres años de ingeniería. Durante estos dos años de preparación, las exigencias son muy grandes, sin tocar en muchas ocasiones el ámbito emocional educativo. Suele ser una educación puramente centrada en contenidos, impartida mediante una gran presión y como no, siempre dando mucha importancia a la jerarquización respecto a las notas.

Algunos aspectos que me parecen interesantes comentar, ya que son destacables respecto al sistema educativo español:

-          Pronote: Programa informático, que controla las ausencias del alumnado y mediante el cual, el profesor debe anotar todo lo que hace en cada una de las horas que imparte clase, mediante el cual se reservan aulas, se previene al alumnado de las ausencias de los profesores y desde donde se debe realizar las evaluaciones a nivel individual de cada alumno, para luego debatirlo en las evaluaciones, también sirve para sacar la media de la clase y de los alumnos, mediante los porcentajes según la rama que se ha elegido (el español suele contar muy poco en la mayoría de las secciones, menos en L, que es la opción relacionada con letras e idiomas).

-          Conseil de classe: Lo que son aquí las evaluaciones, los conejos de evaluación se desarrollan de una manera muy seria. Se organizan con bastante tiempo, para que el profesorado pueda tener todo organizado para la fecha. A la reunión, acuden todos los profesores de la clase, el tutor (professeur principal) y tanto el director como el adjunto. También acuden padres del consejo escolar y algún alumno delegado por si se debe apuntar algo en concreto sobre el alumnado en general del grupo. Todos ellos han debido rellenar mediante el programa informático utilizado “Pronotte”, una evaluación de cada alumno cualitativa y añadiendo uno numérica. Este programa saca una media tanto de la clase, de cada una de las asignaturas, como del promedio de la clase en general. Se comenta la evolución de cada alumno. Para los alumnos de seconde (4º de la ESO), se debate sobre la “section”, la rama que quiere elegir, ciencias, letras, economía-social, economía… A los alumnos, se decide si darles la enhorabuena o “llamarles la atención” para que trabajen más.


-          Cada año, los profesores tienen la posibilidad de presentar algunos proyectos en los que se involucra tanto el profesorado como el alumnado que quiere participar en el proyecto. En estos proyectos son planteados por varios profesores, y deberá ser aceptado por el director del centro. Los profesores deberán también encargarse de seleccionar al alumnado que decida participar en él. Como en la mayoría de los casos es el instituto quien proporciona dinero para estos proyectos, no se puede contar con un número alto de alumnado por tanto se da prioridad a aquellos que más interesen poseen respecto al proyecto y deberán mostrar su interés desde el comienzo al fin de su desarrollo.

Lo he podido vivir durante este curso, ya que una profesora del departamento de español lo dirigía, un proyecto el cual se llevaba planteando desde finales del año pasado, el cual consiste en un intercambio con alumnos de Argentina, y los alumnos viajarán a Argentina durante dos semanas para poder conocerlos e involucrarse en diferentes proyectos allí planteados relacionados con el medio ambiente, solidaridad…
Me percato una vez de los problemas que pueden acarrear estos proyectos, problemas entre profesores, entre padres y profesores… Y desde aquí me gustaría denunciar, a aquellos padres, los cuales, son muy poco empáticos con los profesores que organizan este tipo de salidas y proyectos y los cuales no son conscientes del trabajo que supone esto para un docente,  olvidando también, que es una acción que se hace de manera voluntaria y por la cual trabajan durante muchas horas extras, con el único objetivo, de enriquecer a los alumnos, enseñarles, hacerles vivir, madurar y EDUCARLOS como personas. Siempre he dicho, que son a través de estos proyectos como personalmente creo que más se aprende. Se exige al alumnado, el implicarse en un proyecto, con unas obligaciones y con seriedad, lo que le hará descubrir nuevos lugares, personas, culturas y lo que les hará madurar y tener una visión de la vida con muchos más valores, que es lo que hace falta en nuestra sociedad, el hacer de nuestros alumnos, buenas personas, solidarias, respetuosas, trabajadoras y con ganas de experimentar y vivir.
También durante el año que he estado en este instituto, se plantearon proyectos como Intercambios con un Instituto de Italia, salidas de la sección “Euro” mediantes proyectos Commenius, charlas sobre profesiones…
            Por último se organiza al final del mes de abril, una Fiesta de las Lenguas (Fête des langues), en donde se organizan de una manera muy seria y muy estructurada actuaciones de diferentes cursos de alumnos que estudian idiomas extranjeros: inglés, español e italiano. Cada profesor tiene la libertad de participar o no hacerlo, ya que supone un gran trabajo para el profesorado y muchas veces los alumnos no se sienten motivados para participar. Yo tuve la posibilidad de trabajar con dos profesoras para preparar pequeñas actuaciones en español con los alumnos de seconde, 4º de la ESO. Para muchos de ellos, es una gran motivación, ya que es una manera de hacer algo un poco especial, que sale del funcionamiento habitual.
Durante mi experiencia en este centro, me he podido dar cuenta de la importancia que tuvo en mi rol como profesor el libro “Mal de escuela” de Daniel Pennac.
A día de hoy puedo percatarme de lo importante que es saber sobre profesionales que hablan de sus experiencias como docentes; no hacer caso a las primeras impresiones y olvidar, sobre todo olvidar aquellos pequeños detalles negativos que a veces los alumnos nos hacen… Son adolescentes, algunos aún muy niños, aunque estén a punto de cumplir la mayoría de edad, son niños que aún no han vivido gran cosa, son adolescentes con sus problemas dentro y fuera de clase, en casa y fuera de ella, debemos comprenderlos, debemos apoyarlos y debemos ofrecerles nuestro oído como escucha y nuestro hombro para apoyarles en la comprensión frente a sus problemas. No quiero decir con esto, que debamos comportarnos como un “colega” más o como el típico profesor que “va de buen rollo” y que no exige nada… Se debe saber actuar mediante un punto medio y en todo momento, creo, que es importante que el alumnado nos vea como alguien a respetar, alguien que le enseña y le educa pero también alguien de confianza, alguien cercano, alguien comprensible, con el cual se puede hablar, se puede expresar lo que se piensa, el cual les hace ver diferentes maneras de ver la vida, y sobre todo, pienso que es importante, el enseñarles a ser felices y disfrutar del momento.

En relación a mi experiencia aquí como profesor comentar que he sido bastante empático con mis alumnos. Desde mi punto de vista, la mayoría de ellos tienen una vida bastante aburrida, basada únicamente en lo que es la vida del Lycée y nada más. Aquellos alumnos que no encuentran “su elemento” (como bien comenta Ken Robinson en su libro) dentro de él, suelen tender al fracaso y a dejarlo, ya que no se ven motivados para seguir esa educación. Hago comparación con España, y recuerdo que íbamos al Instituto hasta las 3 de la tarde y tenías toda la tarde para dedicarte a lo que quisiese, y de allí surgían diferentes motivaciones entre el alumnado: deporte, teatro, música, idiomas… en donde existen más posibilidades de encontrar alguna motivación aunque no sea directamente del instituto.

Respecto a la figura del profesor, creo que existe demasiada distancia como normal general entre el alumnado y el profesorado. Desde mi punto de vista está bien a la hora de mostrar respeto frente al profesorado, pero creo que la relación profesor-alumno en el Lycée en Francia es similar a la existente en las Universidades españolas, en donde el profesor imparte su clase, preocupándose por impartir la mayor parte de los contenidos que la ley exige y poco más. Problema que aunque sea a nivel universitario me parece que también existe en nuestro país. Creo que se debería fomentar más el lado afectivo y motivacional, sobre en edades adolescentes, conocer un poco más al alumno y sus problemas, intentar ver qué aspectos son los que les motivan y así estudiar cómo trabajar con ellos, ya que de esta manera me dio la sensación que los alumnos se deben adaptar al ritmo del profesor y quien no lo sigue, no tiene capacidades y se le invita a dejar el instituto y realizar una reorientación junto a sus padres y profesores, para ver qué puede hacer mejor con su vida.


Los profesores en general, nos centramos en los contenidos que debemos transmitir a los alumnos, pero… ¿de qué sirven los contenidos transmitidos si muere una chica de una clase porque ha recibido acoso escolar durante todo un año? ¿de qué sirve enseñar gramática si los alumnos en el aula se comportan correctamente y una vez dejado el instituto atrás, se encargan de robar o hacer la vida imposible a sus familias? ¿para qué sirve realizar exposiciones orales si una vez finalizada la clase se van a reír de un niño que pronuncia mal una letra? ¿para qué trabajar mediante ordenadores para fomentar las nuevas tecnologías si los alumnos no se interesan ni lo más mínimo en buscar información, sino que pasan las horas haciendo como si hacen algo y el último día hacen un “copia-pega” de Wikipedia?


2 comentarios:

  1. Excelente todo lo que escribiste!! me gusto mucho, soy de Argentina y me estoy preparando para ser asistente de español, muchisimas gracias por toda la información! Muy buena reflexion a lo ultimo, espero que puedas leer mi comentario. Besos desde Rosario, Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Soy de Colombia y fui asistente de español en Francia en el año 2011-2012, muy buenas memorias y reflexión, al leerte, reviiví muchos momentos y pensamientos, ahora soy docente de francés en la escuela secundaria en mi país, y trato de tomar lo mejor de mi experiencia para enseñar y sobre todo educar. Buen día!

    ResponderEliminar